martes, 21 de junio de 2011

Mejoran el sistema de producción de grafeno

El grafeno, ese material que muchos han anunciado como el compuesto del futuro, se producirá más fácilmente. Un grupo de científicos de la Universidad de Illinois del Norte han descubierto un método para transformar el dióxido de carbono directamente en capas de grafeno de poco espesor simplemente quemando metal de magnesio.
El pasado año los científicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov consiguieron el premio Nobel de Física por sus trabajos en el desarrollo del grafeno. Se trata de un compuesto bidimensional, muy fuerte y flexible y que se perfila como el sustituto del silicio para la fabricación de nuevos chips y computadoras. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois del Norte le han dado un empujón a este material, al conseguir fabricarlo de manera más sencilla.
El sistema es sencillo además de ecológico pues convierte el dióxido de carbono en capas de grafeno gracias a la quema de magnesio metálico puro en hielo seco. Como explica el director del grupo de investigación de la Universidad de Illinois del Norte, el profesor Narayan Hosmane, "está científicamente comprobado que la combustión de magnesio metálico en dióxido de carbono produce carbono, pero la formación de este carbono con capas de grafeno como producto principal no había sido identificada ni probada como tal hasta nuestro informe".
El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Materials Chemistry y, según explica el propio profesor Hosmane, inicialmente el objetivo no era producir este futurista material, sino producir nanotubos de carbono de una sola pared. "Sin embargo aislamos capas de grafeno. Nos sorprendió a todos", explica el investigador.
Hasta el momento la producción del grafeno requería de productos químicos peligrosos y técnicas complicadas. Frente a ellos, como apunta el propio Hosmane, "este método es simple, verde y rentable".

domingo, 27 de febrero de 2011

Patent Box

La directiva europea “Interest & Royalty” (2003/49/EC) contempla la posibilidad de reducir o eliminar ciertas retenciones en el pago de determinadas tasas por derechos de autor entre países miembro. En este entorno fiscal y jurídico, el art. 50bis de la LITL (Luxembourg Income Tax Law) desarrolla, desde enero de 2008, una exención parcial de los ingresos netos derivados de algunos derechos de propiedad industrial como patentes, dibujos, modelos industriales, fórmulas, procedimientos, etc.


Este régimen, que supone un gran ahorro fiscal para las compañías y es compatible con las deducciones fiscales por actividades de I+D+i, ha sido adoptado, además de Luxemburgo, por países como Holanda (Innovation Box), Bélgica (Patent Income Duduction), España (Patent Box Regime), Irlanda (Depreciation regime of Intangible Assets) y, próximamente, por Reino Unido.

El incentivo fiscal conocido como “patent box”, consiste en la reducción del 50% de la base imponible generada por los ingresos brutos procedentes de la cesión de determinados activos intangibles creados por la empresa.

Está regulado por el artículo 23 del Texto Refundido del Impuesto sobre Sociedades y es aplicable a todo tipo de empresas, incluso del mismo grupo y aplica a los siguientes activos intangibles:

• Patentes
• Dibujos o modelos
• Planos
• Fórmulas o procedimientos secretos
• Derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas

Este incentivo supone una oportunidad de recuperación en forma de ahorro fiscal de los recursos invertidos por las empresas para la investigación y el desarrollo que tenga como resultado la generación de activos.

Patent Box es aplicable a cualquier tipo de empresas y permite recuperar prácticamente el valor total del activo intangible desarrollado, ya que el ahorro del 50% de la base imponible del ingreso por cesión es aplicable hasta seis veces el valor del coste del activo.