miércoles, 23 de junio de 2010

El presupuesto de I+D se congelará o se reducirá en una mínima parte

Hace solo un mes que Cristina Garmendia (San Sebastián, 1962) llevó al Consejo de Ministros la ley estrella de su departamento. Pero la aprobación de la Ley de la Ciencia se ve empañada por los rumores que sitúan a esta ministra fuera del Gobierno tras una eventual remodelación.

Pregunta. La investigación y el desarrollo (I+D) es una pieza clave en el cambio de modelo que propugna el Gobierno, pero ha sufrido un fuerte recorte.


Respuesta. El Estado de bienestar solo podrá financiarse en el medio y largo plazo con una economía más competitiva. Esta crisis ha servido para confirmar que el modelo basado en el conocimiento es la única alternativa. Invertir en ciencia e innovación es una cuestión de supervivencia.

P. ¿Cómo se conjuga esto con el tijeretazo superior al 10% del ministerio el año pasado?

R. Hay que ver el histórico de los últimos años: durante el ciclo expansivo casi triplicamos la inversión pública en I+D. Con la crisis hemos tenido que hacer ajustes. El año pasado se mantuvo el presupuesto suficiente para garantizar la plena operatividad del sistema científico, para financiar todos los proyectos de investigación en marcha y para poder convocar nuevos proyectos en 2010 en el mismo nivel que en 2009. Garantizar eso en el año más profundo de la crisis es un lujo para nuestro país, que hemos podido hacer porque casi todos los organismos públicos de investigación atesoraban un remanente de tesorería que han usado ahora.

P. Pero ese recurso ya se ha agotado. ¿Qué compromiso tiene para el próximo año?

R. Tenemos que recortar gastos para demostrar la contundencia con la que estamos dispuestos a reducir el déficit. No tenemos definido el techo presupuestario, pero puedo decir que la I+D+i será una politica presupuestaria preferente. Mantendremos y garantizaremos lo que hemos conseguido en los últimos años dentro de un contexto de austeridad.

P. ¿Puede cuantificar hasta dónde llega este compromiso?

R. Estará entre las políticas que se congelen o se reduzcan en una mínima parte. Eso seguro. Al nivel de las políticas absolutamente prioritarias. Pero no tenemos aún la definición exacta de cada una de estas políticas. La abordaremos en las próximas semanas.

P. ¿Se agravará la fuga de cerebros con los recortes y anuncios como el que hizo el presidente Zapatero de un impuesto para las rentas altas?

R. En nuestro país no hay fuga de talentos en absoluto. Hay movilidad de talento, que es algo distinto e inherente a la carrera científica. Ojalá tuviera la misma repercusión el talento internacional que viene a nuestro país que el que se mueve fuera. Y ojalá consiguiéramos que nuestra sociedad reconociera el éxito de nuestros científicos fuera de nuestras fronteras de la misma manera que vivimos el éxito de deportistas como Pau Gasol o artistas como Penélope Cruz. España es cada vez más competitivo para atraer talento internacional, especialmente el joven.

P. ¿No se desincentiva la llegada de talento extranjero?

R. Una de las grandes apuestas de la nueva Ley de la Ciencia es el diseño de una carrera científica más atractiva, sobre todo para los jóvenes, basada en méritos, estable y reconocida socialmente. Características comunes en los grandes países de ciencia, como es España. Al inicio de la legislatura me comprometí a que los jóvenes en formación tendrían contratos laborales con todos los derechos, en lugar de becas. Y así lo contempla la nueva ley.

P. Entonces, ¿cree que los recortes y los nuevos impuestos no tendrán efecto?

R. Todos los países están adoptando estas medidas de austeridad. Creo, estoy convencida de que España apostará definitivamente por la investigación y el desarrollo. Y por lo tanto será uno de los destinos preferentes para desarrollar la profesión científica.

P. La Ley de la Ciencia ya ha sufrido varios retrasos. ¿Pasará lo mismo que con la de Economía Sostenible, que está atascada en el Parlamento?

R. Hemos dedicado mucho tiempo a debatir con los agentes económicos y sociales y los grupos parlamentarios. La percepción general de los parlamentarios es buena, aunque susceptible de mejorar en el Parlamento. No preveo mayores dificultades para que entre en vigor el 1 de enero de 2011.

P. La ley ha recibido críticas por no atajar la funcionarización de los científicos, por no incentivar la excelencia.

R. Hemos encontrado posturas diametralmente opuestas. Por una parte, los agentes sociales reclaman la plena estabilidad del puesto. Y por otro lado, algunas voces del sistema de ciencia, que no todas, quieren únicamente la competitividad extrema. Nuestra misión es combinar la necesaria estabilidad para hacer atractiva la carrera con la búsqueda de la excelencia y de la competitividad. Si hago una lista rápida de nuestros mejores científicos, tanto dentro como fuera de España, todos ellos son funcionarios. Esta es una demostración de que se puede ser un magnífico científico y además funcionario.

P. La ley daba un año de plazo para crear la Agencia Estatal de Investigación. Finalmente, este plazo ha desaparecido. ¿Un cambio impuesto por el Ministerio de Economía y Hacienda?

R. No habrá ninguna restricción a la creación de la Agencia Estatal. Tenemos el compromiso absoluto de que estará en marcha de forma inmediata a la aprobación de la ley. A lo largo de 2011.

P. En dos años y dos meses de existencia del ministerio, ha perdido competencias en favor de Industria, más tarde se desgajó la Universidad, luego se redujo el presupuesto y ahora se especula con su desaparición. ¿Cómo ha vivido esta serie de agravios?

R. El ministerio fue una apuesta personal del presidente del Gobierno por llevar la I+D al primer nivel, compromiso que creo se ha cumplido sobradamente. Cuando tengamos cerradas las cifras de 2010, comprobaremos que por sexto año consecutivo se han incrementado los presupuestos.

P. ¿Cree que seguiría tras una hipotética remodelación del Gobierno?

R. Eso le compete al presidente. Si él planteara un cambio en la ciencia y la innovación y contara conmigo, aceptaría seguir al frente siempre y cuando la I+D fuera, como ha sido hasta ahora, una política prioritaria.

P. ¿Qué ha aportado la creación de su ministerio?

R. Hemos reorganizado las capacidades de ciencia dependientes del Estado para hacer un sistema más eficiente y menos redundante. Hemos avanzado en la reorganización de las universidades para situarlas entre las mejores del mundo, en la optimización de los recursos para la salud y las energías renovables, dos grandes ejes; en la I+D+i empresarial y, por último, hemos impulsado la Ley de la Ciencia. Los objetivos que nos marcamos al inicio de la legislatura están todos en marcha. Ahora nos falta tiempo para ver el resultado.

P. "La austeridad no es una razón de peso para remodelar el Gobierno", dijo el pasado viernes la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor. ¿Comparte su opinión?

R. Lo que puedo decir es que buena parte del futuro económico de España se juega en estos años, cuando tendremos que combinar la austeridad presupuestaria con la creación de un nuevo modelo. Es nuestra responsabilidad preparar a nuestro país para que cuando llegue la siguiente crisis estemos mejor preparados que cuando llegó esta. Nos jugamos el futuro de España.

P. Le preguntaba por la estructura gubernamental.

R. Lo que se juega España es independiente de la estructura gubernamental.

Fuente: El Pais